Archive for the ‘Serie A’ Category

De visita el equipo es otro

marzo 22, 2008

g-02-ita29-500x365.jpg

El Milán parece ser otro en su estadio, porque de visitante siempre deja garra en sus partidos y eso se vio reflejado en el partido contra el Torino, donde sacó una victoria muy valiosa:

Torino VS AC Milán
0-1

239.gif

Pato, el Matador

El Milan venció merecidamente al Toro, al cabo de un partido más luchado que jugado, con un gol de Pato.

No fue nada fácil, claro, pero por lo menos la actitud esta vez fue totalmente distinta y el Milan, con un partido más de lucha que de calidad, obtuvo un triunfo fundamental en la carrera por la cuarta plaza.

Fue 1 a 0 en el estadio del Torino, gracias al gol de Pato. Con este triunfo, Milan suma 49 puntos y se mantiene en la quinta posición, a 4 unidades de la Fiorentina. Torino, por su parte, suma 31 y ocupa la catorceava posición, a cuatro unidades del umbral del descenso, que sin embargo podrían ser apenas tres si el tribunal de disciplina le quitara la penalización al Cagliari.

El resultado fue correcto, aún en su médida mínima: la luz de ventaja de los rossoneri fue realmente muy chiquita y un empate no hubiera sido absolutamente un resultado escandaloso. Ambos tuvieron algunas chances, Milan aprovechó una mientras que el Toro las desperdició todas.

El partido no fue lindo: Torino trató de emplear la misma técnica que Sampdoria, es decir morder con agresividad en todos los sectores de la cancha y especialmente sobre el portador de pelota adversario, pero esta vez en frente había un equipo atento y dispuesto al sacrificio y no esa “banda de señoritas” visto en San Siro hace tres días.

Así, el Milan hacía el gasto del partido pero sin desequilibrarse, con la excelente tarea de Seedorf, por lejos la figura de la cancha. De esta manera, en la primera etapa las ocasiones estuvieron bastante repartidas: por el lado del Milan, dos tiros libres venenosos, uno de Pirlo y uno de Seedorf, mientras que en la otra área Stellone envió un zurdazo sobre el externo de la red y luego se hizo bloquear el remate por el desesperado cierre de Gattuso.

La más clara, sin embargo, fue de Pato: Milan giró muy bien la pelota de izquierda a derecha y el brasileño quedó solo por el segundo palo, con el arco abierto en frente, pero no fue suficientemente rápido en rematar y un defensor alcanzó a desviar la pelota al córner.

El segundo tiempo siguió casi exactamente el mismo guión, con el Milan buscando y el Torino agazapado tratando de aprovechar los contraataques: Rosina lla tuvo, pero se hizo bloquear por Kaladze al momento del remate. Sin embargo, con el pasar de los minutos los locales sintieron el desgaste de correr siempre de atrás y comenzaron a aflojar.

Así comenzaron a presentarse las ocasiones de gol visitantes: Fontana hizo el milagro en ocasión de una desviación involuntaria en contra de Di Loreto, Seedorf solo en el punto del penal reventó el travesaño con un derechazo, Gilardinó quedó mano a mano pero Fontana fue muy rápido y, con mucho coraje, logró achicar el espacio y rechazar. Pero el gol estaba al caer.

Y llegó, por mérito exclusivo de Gilardino, quien aguantó muy bien de espaldas la salida del arquero, cayó, se volvió a levantar y de media vuelta, casi sin ángulo, despachó un zurdazo rasante. La pelota se iba a meter, pero sobre la línea llegó Pato y la aseguró, anticipándose a un defensor, su séptimo gol en poco más de dos meses.

Los últimos 25 minutos fueron divertidos y apasionantes. Torino, con los ingresos de Recoba y Ventola, creó dos ocasiones muy claras para igualar (muy bien Kalac en el mano a mano con Stellone), pero cada contraataque del Milan tenía olor a gol: Seedorf y Pato pudieron haber aumentado la ventaja, pero realmente hubiera sido un castigo exagerado para el Toro.

Vía | ESPNDeportes

Anuncios

Descalabro del Milán a mitad de semana

marzo 19, 2008

Jornada a mitad de semana, el Milán recibió a la Sampdoria, y el visitante sorprendió a un Milán diferente al que se vio frente a Roma, y recibio otro descalabro:

AC Milán VS Sampdoria
1-2

2734.gif

El derrumbe

La crisis del Milan se volvió evidente: en San Siro jugó muy mal y cayó sin atenuantes ante la Sampdoria.

Es un Milan confundido y con evidentes problemas, mentales mucho antes que físicos. No puede explicarse de otra manera el hecho de que, cuatro días después de su mejor partido de la temporada, aquel disputado en Roma, los rossoneri le regalen a su público la peor performance estacional, cayendo sin atenuantes en casa ante Sampdoria.

Fue 2 a 1, producto de los goles de Christian Maggio y Gennaro Delvecchio y del descuento del chico Alberto Paloschi. La única nota positiva para el Milan es que nada cambió en la carrera por la cuarta plaza, puesto que también cayó Fiorentina: los rossoneri siguen quintos con 46 unidades, cuatro menos que los violetas y uno más que esta sorprendente Sampdoria, cada vez más amenazante desde la sexta posición luego de su tercer victoria consecutiva.

La primera media hora del Milan fue increíble. La única excusa podría ser la salida de Kaká luego de apenas 10 minutos (ingresó Paloschi), pero alguien debería explicarnos porque jugó el brasileño si no estaba curado de su lesión a la espalda, sabiendo además que los rivales lo frenan constantemente con el juego violento.

De cualquier manera, aún con él en la cancha, algo estaba claro: todos los visitantes corrían y todos los locales paseaban. Por encima, Jankulovski (otro que regresaba sin estar en condición de hacerlo) se durmió y lo dejó libre a Maggio, a dos metros del arco, de empujar adentro el centro desde la derecha de Bonazzoli.

¿La reacción del Milan? Nada que ver. El equipo no lograba meter dos pases seguidos por la presión rival y la Samp, cada vez que recuperaba el balón, salía hacia adelante como un resorte y creaba una chance de gol. Bonazzoli y Maggio erraron dos increíbles, pero Delvecchio le ganó de potencia a Nesta, lo gambeteó a Kaladze y la mandó a guardar a pesar de la desesperada tentativa de Kalac.

En la segunda etapa Ancelotti se jugó entero y puso a Gilardino para formar un tridente ofensivo junto a Pato y Paloschi y efectivamente Milan algo mejoró, pero la Samp se encerró muy bien, renunció por completo a contraatacar y clausuró todos los espacios, máxime porque los dos laterales de Milan nunca lograron meter centros peligrosos.

Igual llegó el descuento, un cabezazo de Paloschi en jugada de tiro de esquina, y el Milan inclusive pudo haber igualado, porque acorraló al rival en su área y tuvo algunas chances, con remates desde la distancia de Favalli y Pato (dos veces) y especialmente con un gran remate de Gattuso que el arquero Castellazzi envió al córner con una tajada espectacular.

Pero no hubiera sido justicia, porque Sampdoria había sido muchísimo más en la primera etapa y, en el balance total, se mereció el triunfo mientras que el empate sólo hubiera servido para alejar un poco más la evidencia: Milan está en crisis y necesitará de un cambio radical si realmente quiere tener chances de atrapar a la Fiorentina por la cuarta plaza.

Vía | ESPNDeportes

Cae el Milán pero con honor

marzo 15, 2008

01_calcio_500x365.jpg

Fue increible el partido que se disputó en el Olimpico de la Roma, donde el Milán empezó ganando el partido, pero la Roma, acomodo bien su plantel, hice buenos cambios que le ayudarón a ganar sobre el cuadro Rossonnero:

AS Roma VS AC Milán
2-1

104.gif

¡Partidazo en el Olímpico!

Roma y Milan protagonizaron un partido fantástico y espectacular, con un altísimo nivel técnico y jugadas extraordinarias: al final ganó Roma en remontada pero los verdaderos ganadores fueron los espectadores.

Fue un partidazo, realmente, entre dos equipos que hacen del juego asociado y del respeto por la pelota sus principales mandamientos: al final ganó Roma en remontada, pero los verdaderos ganadores fueron el público y, por sdobre todas las cosas, el fútbol.

Fue 2 a 1, producto de los goles del brasileño Kaká, de Ludovic Giuly y de Mirko Vucinic. Con este resultado, Roma le mete una gran presión al puntero Inter, porque ahora suma 61 puntos y se ubica a tran sólo tres unidades del primero, desde ya con un partido más. Milan, por su parte, sigue con 46 en la quinta posición.

Decíamos que fue un partidazo, que cualquiera de lso dos pudo haber ganado: sólo el empate, que de hecho no le servía a ninguno de los dos, no hubiera sido un resultado correcto. Milan fue seguramente mucho más por setenta minutos, cuando volvió a verse ese equipo que aún es campeón de Europa y del Mundo, pero luego sufrió demasiado la salida de Clarence Seedorf, por lejos la figura de la cancha.

Roma, por su parte, fue muy sólida y compacta en el momento peor, cuando era superada en el juego por el rival, supo limitar muy bien los daños y aprovechó de la mejor manera sus oportunidades, con un “uno-dos” en apenas cuatro minutos que noqueó al rival.

El primer tiempo fue realmente de enorme nivel técnico y táctico, con el único defecto de un ritmo apenas demasiado bajo. Ambos trataron de mantener su estilo, hacho de cuidado del balón, de trepar en la cancha con pases, paredes y juego asociado, de buscar el desequilibrio con el uno contra uno, con Totti y Mancini abanderados por un lado y Kaká, Pato y especialmente Seedorf por el otro.

Pero el espectáculo despegó de verdad en el complemento, porque aumentó notablemente la velocidad del juego y con eso el brillo de cada jugada. Mérito de la Roma, que trató de acelerar para ganarlo, pero haciéndole así un gran favor al Milan, porque con el ritmo también aumentaron los espacios que sus delanteros brasileños saben aprovechar muy bien.

Seedorf seguía siendo protagonista: lo puso mano a mano a Kaká (milagro de Doni), obligó el mismo arquero a otra atajada espectacular con un derechazo venenoso, más en general manejaba los tiempos de los contragolpes con extraordinario talento. El gol fue mérito de Oddo, que se fue hasta el fondo y metió un centro atrás perfecto que Kaká, a la carrera, con un zurdazo de precisión clavó en el ángulo alto.

Dopo el gol, por casi quince minutos, se vio el mejor Milan de la temporada: Seedorf pudo liquidarlo pero Doni le ganó de manera increíble el mano a mano con una salida baja, luego Pato salteó al arquero e, increíblemente, con el arco vacío se tiró a la pileta (jnclusive fue amonestado), luego Doni volvió a salvar en ocasión de un remate de Kaká.

Pero al minuto 75 Seedorf, agotado, salió y Ancelotti, esta vez, erró malamente el cambio, porque lo puso a Emerson cuando debió haber ingresado un delantero o un volante más ofensivo. En cambio, de esa manera el Milan ya no logró mantener la pelota arriba y la Roma, en pocos minutos, logró acorralarlo en su área.

Así, primero llegó el gol de Giuly, un derechazo “pifiado” en media vuelta luego de una jugada larguísima en el área visitante, que los defensores no lograron despejar eficientemente, y luego Vucinic picó (pelotazo perfecto de De Rossi) en el borde del off side y, con un derechazo al primer palo, venció a Kalac. Seedorf había salido al minuto 75, el gol de Giuly llegó al 81 y el segundo tanto al 85: es fácil ver como la ausencia del holandés fue realmente el factor que “giró” el partido. Luego Ancelotti trató de recuperarlo con el ingreso de Gilardino, pero ya era demasiado tarde, máxime porque también se lesionó Kaká.

En suma, un gran partido, con todos los ingredientes: emoción, goles, grandes jugadas y, por encima, un comportamiento prácticamente perfecto en la cancha, con pocas faltas, nunca malintencionadas, ninguna polémica y buen arbitraje. El público, que duda cabe, agradeció ovacionando a sus héroes.

Vía | ESPNDeportes

De vuelta a la pelea

marzo 9, 2008

09_calcioa_500x365.jpg

El Milán se mete de nuevo a la pelea en la liga, por posición Champions, venciendo al Empoli en su casa, y con la derrota del Fiorentina, se acerca peligrosamente al cuarto lugr de la liga:

Empoli VS AC Milán
1-3

2574.gif

Tre puntos de oro

Milan obtuvo un triunfo absolutamente inmerecido en Empoli, que lo pone a un punto de la cuarta plaza.

Seguramente, si uno le preguntara a Ancelotti o al vice presidente Galliani, ellos hubieran preferido mucho más tener tanta suerte el martes pasado ante Arsenal y no en esta partido de Empoli, donde el equipo rossonero acabó ganando cuando hasta hubiera podido perder.

Al final fue 3 a 1 para la visita: Pato abrió el marcador, Antonio Buscé igualó y, en el final, Massimo Ambrosini y el otro brasileño Kaká estamparon la pizarra final. Un triunfo que vale oro, porque permite aprovechar de la mejor manera la caída de Fiorentina en la carrera para la cuarta plaza: Milan sigue quinto, con 46 unidades, pero ahora a tan sólo una de los violetas. Empoli, por su parte, sigue teniendo 25 y se cayó otra vez a la zona descenso: comparte con Parma la antepenúltima ubicación.

Cinco día después de la caída ante Arsenal, Milan se presentó a este partido lamiéndose las heridas: Maldini, el mejor en la cancha el martes, esta vez fue central junto a Kaladze, con Favalli por izquierda, mientras que en el medio Gourcuff tomó el puesto de Gattuso, suspendido. Entre los locales, Giovinco fue preferido a Vannucchi por el puesto de enganche, detrás del único delantero Saudati.

Más allá de la disposición táctica de los rivales, lo que veramente contó fue la predisposición a correr, rubro en el que los locales fueron claramente superiores. Así, Milan hacía el gasto pero su maniobra era lenta y maquinosa (el único que corría era Ambrosini, a la postre figura del partido), mientras que cada arranque en contragolpe de Empoli, especialmente vía Antonini, el lateral izquierdo que lo volvió literalmente loco a Oddo, tenía el escalofrío del peligro.

Milan se puso en ventaja de manera fortunosa: en ocasión de un centro desde la derecha, el arquero Bassi atrapó el balón pero dejó que se escapara en la caída y Pato fue el más rápido para aprovechar la papita de regalo y madarla a guardar.

Ahí el partido se ponía de la manera que Milan prefiere, con espacios para el contraataque, pero Gilardino se comió un gol increíble y, acto seguido, Buscé igualó, gracias a otra corrida de Antonini que se bebió a Oddo y metió el centro rasante, que cruzó toda el área (inclusive hubo penal de Favalli a Saudati) para el ingreso goleador del alero por el segundo palo.

En el complemento Ancelotti los sacó a Oddo, de tarea impresentable, y a Gourcuff: ingresaron Bonera y Brocchi. El juego se emparejó porque Milan, prácticamente, renunció a atacar masivamente y se limitó a esperar una invención arriba de uno de los tres delanteros. Empoli, en cambio, que ya al final de la primera etapa había tenido ocasiones muy claras con Saudati, se vio negar el gol por el poste a la izquierda de Kalac, que devolvió el tremendo remate de Marchisio.

En suma, el partido se encaminaba hacia un empate que, inclusive, le quedaba algo chico al local, pero que el entrenador Malesani pareció aceptar cuando lo sacó a Giovinco para ponerlo a Giacomazzi. Sin embargo, los campeones siempre pueden inventar algo y eso fue lo que hizo Kaká: una linda jugada por izquierda y el centro al corazón del área, donde Ambrosini cabeceó al gol.

Faltaba muy poco, pero lo suficiente para que el Milan metiera un par de contragolpes terribles. El que trajo el tercer gol fue comenzado por Pato, que corrió hasta el borde del área y metió hacia la derecha, Paloschi recibió pero metió el centro bien atrás, hacia la medialuna, donde Kaká controló para luego despachar un derechazo cruzado que se coló a lado del palo a la izquierda de Bassi, inatajable.

En suma, un triunfo aún más valioso porque obtenido jugando mal. Ahora Milan tendrá la posibilidad, por primera vez en varios meses, de trabajar toda la semana para preparar los partidos, esas once finales que lo separan de la próxima Champions League. Empoli, por su parte, no merecería estar tan abajo, pero con un plantel tan joven es normal perder algún punto por inexperiencia.

Vía | ESPNDeportes

El Milán se empieza a hundir

marzo 1, 2008

03_calcio_500x365.jpg

En el Guisseppe Measa, la Lazio visitó al Milán, y empatarón 1-1 en un partido k puedo ofrecer más, pero aburrió al publico:

AC Milán VS Lazio
1-1

112.gif

Un pobre empate

En San Siro, los locales jugaron con muchas reservas e igualaron ante Lazio un match bastante aburrido.

Si alguien se esperaba un partido espectacular, bueno, se equivocó de estadio. Porque de un Milan cargado de suplentes y con al cabeza puesta al Arsenal y una Lazio que no gana como visitante desde la octava fecha, allá por octubre, no cabía esperarse mucho más que este pálido empate.

Fue 1 a 1, producto de los goles de Rolando Bianchi y Massimo Oddo, de penal. Con este resultado, Milan suma 43 puntos y sigue en la quinta plaza, mientras que la Lazio ahora tiene 30 y comparte con el Nápoli la onceava ubicación, obviamente ambos con un partido más.

El resultado fue correcto y el marcador reflejó bastante bien lo ocurrido: un primer tiempo para el olvido y una segunda etapa algo más movida, especialmente luego de la ventaja visitante. Hay que decir que el Milan tuvo mucha mala suerte: sin Kaká ni Pirlo, a descanso en función Champions, y con los hombres contados en defensa, perdió a Seedorf, su único creativo, ya en la primera etapa y en el entretiempo Carlo Ancelotti tuvo que cambiar también a Jankulovski y Emerson, ambos lesionados. Ingresaron Paloschi, Digao y Ambrosini.

Fue por eso que en la segunda etapa, sobretodo al comienzo, el Milan perdió totalmente las distancias entre líneas en la cancha, perdiendo repetidamente la pelota en el medio y permitiendo que la Lazio llegara con contraataques rápidos en superioridad numérica.

En tres ocasiones salvó Kalac, con verdaderos milagros ante Rocchi (dos veces) y Pandev, que de paso le valieron la mención de figura de la cancha, pero el guardavalla nada pudo cuando Rocchi hizo filtrar el balón entre Digao y Kaladze para servirlo a Bianchi, quien anticipó muy bien el cierre en diagonal de Oddo y, desde dos metros, la mandó a guardar con un toque suave.

La ventaja era merecida, pero el gol tuvo el poder de despertarlo al Milan que, como por arte de magia, se puso a jugar. Todos los ataques cargaban sobre las espaldas de Pato, buscado siempre por todos sus compañeros, pero también Gourcuff, Ambrosini y el mismo Paloschi levantaron mucho el nivel.

Luego de algunas ocasiones, todas creadas por las corridas de Pato por izquierda, el empate llegó de penal: Gourcuff ejecutó el tiro de esquina desde la izquierda y Siviglia, en el corazón del área, lo bajó a Kaladze. Fue penal, indiscutiblemente, pero en 90 minutos de faltas así hay un montón y nos gustaría que alguien nos explicara porque algunas se cobran y la gran mayoría no. De cualquier manera Oddo, con un remate potente, anotó el empate.

En los minutos finales Milan trató hasta de ganarlo y Pato provocó la expulsión del joven De Silvestri, quien quiso cortar un contragolpe mortal pero lo hizo con una falta demasiado violenta y vio justamnte la roja. Se hubiese agarrado de la camiseta y con una amarilla zafaba…

Aún con hombre de más y diez minutos por jugar, el Milan no logró anotar: la última chance la tuvo Gilardino, un cabezazo por el segundo palo en jugada de tiro de esquina, pero el remate salió desviado. Mucho mejor hubiera sido hacer la torre hacia el medio, pero realmente el triunfo hubiera sido demasiado premio para un Milan tan desdibujado. El único consuelo: también Arsenal igualó, como local ante Aston Villa.

Vía | ESPNDeportes

-EduardroG91

El Milán cae a la quinta posición

febrero 27, 2008

04_calcio_500x3651.jpg

El Milán la semana pasada había subido a la cuarta posición k lo colocaba en lugar champions, pero empata a media semana y la Fiorentina sube a la cuarta posición:

Catania VS AC Milán
1-1

3258.gif

La Ley del 1 a 1

Por tercera vez consecutiva un partido de campeonato entre Catania y Milan acabó con el marcador 1 a 1. Pato puso arriba la visita con un golazo pero el Catania mereció el empate y lo logró con Gionatha Spinesi.

Creer o reventar: la vieja regla de la Cábala “no hay dos sin tres” volvió a aparecer, con el tercer empate consecutivo por 1 a 1 entre Catania y Milan. Se alarga así una increíble racha de 44 años sin ganadores en este enfrentamiento por torneos de primera división.

El empate fue firmado por los goles del brasileño Alexandre Pato y de Gionatha Spinesi. Así, el Milan ahora suma 42 puntos y se cayó a la quinta plaza, mientras que Catania suma 24 y se ubica un punto y un escalón arriba del umbral del descenso.

El partido fue muy aburrido en la primera etapa: Catania se paró con un muy prudente 5-4-1, con el debut del argentino Silvestre en defensa, el uruguayo Martínez parado como volante en la zona central y Mascara único delantero, mientras que el Milan jugó como anunciado con Seedorf enganche detrás de Pato e Inzaghi y Emerson en el medio en lugar de Pirlo.

La segunda etapa se animó a los 10 minutos, cuando Pato sacó un conejo de la galera y, con un remate rasante y cruzado desde unos 25 metros, desde la clásica posición del diez, lo sorprendió a Polito, quien pareció arrojarse con una fracción de segundo de retardo.

Ahí el Catania cambió, con el ingreso de Spinesi por un defensor y el adelantamiento de Martínez, volviendo a su clásico 4-3-3, mientras que el Milan se retrasó para tratar de buscar el contragolpe. De hecho lo hizo, con una linda combinación entre Pato y Seedorf que acabó con el gol de Inzaghi, pero el tanto fue anulado (justamente) por una milimétrica posición adelantada.

Fue como girar un interruptor: el Milan desapareció de la cancha y el Catania pasó a dominar, igualó con un cabezazo de Spinesi (hermoso el centro desde la izquierda del peruano Vargas) y estuvo a punto de anotar más goles. Incluso, fue anulado un tanto de Colucci, también por posición adelantada.

El peligro despertó el Milan, que en el final reaccionó y pudo haber ganado, pero Catania aguantó muy bien y, en el balance total, el empate fue el resultado más correcto. La mención de figura va para Pato, el mejor del Milan y autor de su quinto gol en un mes escaso en Serie A: para un muchacho de 18 años es algo realmente increíble.

Vía | ESPNDeportes

-EduardroG91

El Milán conquitas la 4° posición

febrero 24, 2008

11_calciopipo_500x365.jpg

El Milán aprovecho la caída de la Fiorentina frente a la Roma, y triunfa sobre el Palermo y conquista la 4° posición de la liga:

AC Milán VS Palermo
2-1

2923.gif

Pippo atrapó la cuarta plaza

En el estadio de San Siro, Milan sufrió mucho para vencer a Palermo: al final, decidió un tanto de Pippo Inzaghi. Con este éxito, el rossonero ya está cuarto.

Fue un partido durísimo, condicionado por la pésima tarea de un referí absolutamente inadecuado. Algo aún más grave luego de las protestas de Juventus en este domingo de fuego y lo que había ocurrido ayer en Inglaterra. De hecho, Kaká tuvo que salir lesionado luego de uan terrible serie de faltas, sin que los infractores fueran siquiera amonestados.

Al final, Milan logró el triunfo por 2 a 1 ante Palermo: luego del gol tempranero de Mark Bresciano, Massino Ambrosini restableció la igualdad y, en el final, Filippo Inzaghi atrapó una victoria que vale la Champions League.

En efecto, el Milan ahora suma 41 puntos y comparte con la Fiorentina la cuarta ubicación pero, si el torneo finalizara hoy, los rossoneri tendrían la ventaja en los enfrentamientos directos con los violetas. Palermo, por su parte, con 31 unidades sigue compartiendo la novena ubicación con Atalanta.

Que el referí no vea un penal, eso es algo que stá en la lógica y en la naturaleza del juego: de hecho, este señor Giannoccaro no vio tres, dos para Milan y uno para Palermo. Lo que no se puede aceptar es que se permita el juego violento, con grave peligro para la integridad de los protagonistas y además atentando contra el espectáculo y afectando la consideración del Calcio en el mundo.

Bajo estas premesas, se hace muy difícil comentar un partido que fue más bien una batalla: luego de ponerse en ventaja en la primera verdadera jugada del partido (centro desde la derecha y toque ganador de Bresciano, al borde del área chica), Palermo se encerró en su mitad de la cancha con once jugadores y recurrió al golpe y a la falta para cortar el juego, especialmente contra los rivales más peligrosos, es decir Kaká, Pato y Pirlo.

Así, Kaká quedó sentido luego de una terrible falta de Guana, luego recibió otros golpes y, la burla además del daño, fue amonestado él por una falta intrascendente en la zona central. El brasileño, luego del descanso, no volvió a la cancha: los reportes hablan de rodilla hinchada y de dudas en función de la revancha ante Arsenal.

Antes del final de la etapa, el local había atrapado el empate con Ambrosini: Oddo metió el centro desde la derecha y el rubio volante apareció por el segundo palo, para empujarla adentro.

En el complemento, el guión siguió igual, con la diferencia de que el Milan pareció casi resignado al tercer empate consecutivo, porque sin Kaká ni Seedorf no había nadia capaz de organizar la ofensiva y sólo Pirlo trataba de ponerle algo de orden a la maniobra local.

Así, fueron más peligrosos los contraataques visitantes que los ataques locales, máxime porque el referí siguió cobrando siempre sin criterio. Por ejemplo hubo un clamoroso penal por falta de mano de Simplicio (ya había habido otro aún más clamoroso en la primera etapa, mano de Barzagli), que con ese toquer le sacó el remate de volea a Kaladze en ocasión de un tiro de esquina.

El final fue grotesco: Amauri metió un caño en el área y luego fue bajado por Gattuso, pero el referí no tuvo el coraje de cobrar el penal. En el cambio de frente, Gourcuff metió un lindo centro desde la izquierda, la defensa tiró mal el off side y en el área quedó solito Inzaghi quien, arrojándose en zambullida, cabeceó al gol.

Fue justicia, porque por lo menos fue premiado el equipo que, aún sin muchas ideas y poca brillantez, trató de jugar al fútbol y buscó el triunfo a lo largo de los 90 minutos, castigando al mismo tiempo la táctica mezquina y amarrete y el uso táctico del juego violento.

Vía | ESPNDeportes

-EduardroG91

Milán empata frente a Parma

febrero 16, 2008

03_calcio_500x365.jpg

El Milán no pudó ganar frente al Parma, x más k buscó y buscó solo encontro el empate a 0-0:

AC Milán VS Parma
0-0

115.gif

Cero y mil

El partido entre Parma y Milan sólo se recordará por los 1000 partidos de Maldini y el 0-0 del final.

Dos son los números que pueden representar este partido entre Parma y Milan, segundo anticipo del sábado de la fecha 23. En primer lugar el cero, por el empate sin goles y por ser la primera vez, luego de 14 partidos, que el Milan no anota un tanto.

Con este resultado, el Milan suma 38 puntos y alcanza transitoriamente en la cuarta plaza a la Fiorentina, que el domingo recibe al Catania. Parma, en cambio, ahora tiene 21 unidades y ocupa la decimosexta ubicación, a dos unidades del umbral del descenso y con un partido más.

El otro número, el que quedará realmente en la historia, es el mil: Paolo Maldini ingresó en el complemento y, con esos minutos en la cancha, sumó la milésima presencia en partidos oficiales de su increíble carrera.

¿Qué más se puede decir? El empate fue justo, porque Parma, corriendo como loco, fue más en la primera etapa, cuando el Milan con Inzaghi único puntero y una actitud hasta demasiado relajada, no encontró nunca la manera de lastimar en el área rival.

En el complemento, en cambio, con los ingresos de Pirlo y Gilardino (sin que saliera Inzaghi), Milan dominó y hubiera podido ganar, porque sumó una gran cantidad de ocasiones de gol, pero en ese tramo surgió la figura de Luca Bucci, quien con algunos milagros (sobre Kaká, Inzaghi y Gilardino) salvó su arco y se consagró como figura de la cancha.

En suma, etre un Milan con la cabeza en Londres y el miedo de lastimarse de sus mejores jugadores y un Parma quer no gana desde el 16 de diciembre (3-0 a la Reggina, van 7 partidos), lo único para recordar será realmente la enésima hazaña de un increíble jugador como Maldini. No es poco, por cierto.

Vía | ESPNDeportes

-EduardroG91

Milán empata con dificultad

febrero 13, 2008

Hoy miércoles el Milán disputó un partido k debía de la fecha 16, y para sufrimiento del Milán, Ronaldo luego luego k ingresó al terreno del juego sufrió una lesión k lo dejará fuera 8 meses:

AC Milán VS Livorno
1-1

2926.gif

Doble golpe

AC Milan tuvo que aplazar la conquista de la 4ª plaza, al igualar en San Siro ante Livorno. Además, Ronaldo sufrió una grave lesión en la rodilla.

No fue una buena noche para el Milan: desde el punto de vista deportivo, perdió la ocasión de atrapar la cuarta plaza, al igualar por 1 a 1 en San Siro con el Livorno, producto de los goles de Nico Pulzetti y de Andrea Pirlo, de penal. El partido, que había sido aplazado para permitirle al Milan el viaje a Tokio, sirvió para completar la fecha 16.

Además, el brasileño Ronaldo, recién ingresado, sufrió una lesión en la rodilla izquierda, que pareció muy grave desde un primer momento, al punto de que el delantero salió de la cancha en camilla y llorando. La primeras voces, luego del partido, hablaban de la ruptura total del tendón de la rótula, lo cual implicaría el probable y triste final de su desafortunada carrera. En estos casos, sin embargo, conviene ser prudentes y esperar noticias más confiables.

De cualquier manera, el club rossonero suma 37 puntos y se ubica en la quinta posición, a tan sólo una unidad de la Fiorentina. El Livorno, por su parte, ahora tiene 23 y comparte con Lazio y Catania la treceava ubicación.

EL PARTIDO
El partido fue bastante divertido y entretenido, jugado a buen ritmo por ambos rivales y con un planteo táctico muy bueno por parte de la visita. Hay que decir que Carlo Ancelotti (quien festejaba su partido número 600 como entrenador) tuvo que presentar un equipo en emergencia adelante, sin Kaká, sin Seedorf y con Gilardino formando la pareja ofensiva con el jovencito Paloschi.

De esta manera, Gourcuff cumplía la función de enganche, mientras que por lo menos la línea de volantes era la de siempre, es decir Gattuso, recuperado a tiempo de récord, Pirlo y Ambrosini. En defensa Bonera acompañaba a Kaladze en el medio, con Oddo y Favalli por los laterales.

El Livorno, en cambio, seguía con el mismo once de las últimas semanas, con la única diferencia del regreso de Vidigal, luego de cumplir una fecha de suspensión, en lugar de Belleri. De esa manera, Pulzetti cubría el lateral derecho y lo hizo muy bien, al punto de volverse, como veremos, fundamental en el desarrollo.

El planteo era muy fácil de adivinar: el Milan haciendo el gasto y el Livorno defendiendo agazapado, para aprovechar su rapidez en transicción para meter el contraataque. Así, el primer tiempo se fue en un suspiro, con una presión constante del local y algunas claras ocasiones de gol: tres veces Amelia salvó milagrosamente (dos remates de Pirlo y un cabezazo a quemarropa de Ambrosini; fue realmente incréible su reflejo en esta última oportunidad) y en otras dos los remates de Gourcuff saliron besando el travesaño.

En la vereda de enfrente, para señalar algunas incursiones del escurridizo Tavano, sin que Kalac tuviese que ensuciarse los guantes. Lamentablemente, sobre el final de la etapa el delantero se lesionó (un tirón) y fue remplazado por Diamante.

LOS GOLES
En la segunda etapa llegaron los goles. El Livorno comenzó mucho mejor y varias veces pareció poderse volver peligroso, pero siempre fallba en la última puntada. Hasta que Pulzetti recibió por derecha un cambio de frente de Pasquale, ingresó al área enfrentado por Favalli, enganchó hacia adentro y dejó salir un zurdazo en comba a girar al segundo palo, que se clavó en el ángulo superior a la derecha de Kalac, un verdadero golazo.

El Milan se lanzó hacia adelante y Carlo Ancelotti cambió a la pareja ofensiva, Ronaldo e Inzaghi por Paloschi y Gilardino. Pocos minutos después llegó el doble golpe: Oddo metió el centro desde la derecha, Vidigal saltó y despejó el balón con el brazo justo mientras, delante de él, Ronaldo caía al suelo gritando.

El referí cobró penal pero los jugadores locales, en lugar de festejar, se fueron a socorrer al compañero, lo cual hizo que todo el estadio entendiera enseguida la gravedad de la lesión. Como quedó dicho, Ronaldo salió en camilla y Pirlo transformó el penal en el gol del empate.

El local sigió buscando e Inzaghi tuvo una ocasión clamorosa, un cabezazo a quemarropa luego del centro desde la derecha de Gourcuff, pero otra vez Amelia, con un reflejo increíble, salvó el arco y se volvió la figura del partido. Pero al Milan le faltaban ideas, los visitantes corrían como locos y dejaron todo en la cancha, y además con un sólo delantero local (Inzaghi) la labor de la defensa visitante se simplificó bastante.

Sobre el final el Livorno, otra vez con Pulzetti, tuvo una ocasión clamorosa, pero esta vez el volante, que había llegado muy bien de cara al arco para empalmar el centro pasado de Pasquale, pifió malamente el balón, graciándolo a un Kalac ya resignado.

En el último minuto de juego, también apareció el infaltable yerro arbitral: Inzaghi se iba al gol (inclusive anotó, pero con el juego ya detenido) y fue parado por un off side inexistente. Pero, en este caso, el error puso justicia, porque ni Milan merecía ganar ni, mucho menos, habría sido justa la derrota del Livorno.

Vía | ESPNDeportes

-EduardroG91

Milán y el debut soñado

febrero 10, 2008

09_calcio_500x365.jpg

Milán jugó contra el Siena el cual derrotó 1-0 con un gol del novato debutante Paloschi, k llegó al sueño de todo debutante, luego luego k ingreso al terreno del juego el primer balón k toca termina en un gran gol con el cual el partido se descidio:

AC Milán VS Siena
1-0

2735.gif

El debut soñado

Alberto Paloschi, un joven delantero con 18 años recién cumplidos, ingresó en Milan y anotó el gol decisivo con el primer balón tocado.

El Milan no le encontraba la vuelta: Ronaldo ya había salido, el pobre Inzaghi, solo contra toda la defensa del Siena, no podía a pesar de sus esfeurzos. Así, Carlo Ancelotti se jugó la carta de la desesperación, el joven Alberto Paloschi, 18 años cumplidos hace apenas unos días, el 4 de enero.

El pibe ingresó, Kalac sacó del fondo y la pelota fue a Seedorf, quien de media vuelta metió un largo pelotazo para el pique de Inzaghi y, justamente, de Paloschi. La pelota fue hacia éste último quien, de volea luego del primer pique al suelo, dejó salir un tremendo derechazo al segundo palo, que dejó sin chances al arquero Manninger.

Iban 18 minutos del complemento de un partido realmente muy complicado y, a la postre, ese gol resultó decisivo, el único del partido. Así, el Milan sumó tres puntos valiosísimos porque lo ponen quinto con 36 unidades, a tan sólo dos de la cuarta plaza de Fiorentina pero con un partido por jugar, el del próximo miércoles en San Siro ante Livorno. Siena, por su parte, tiene 20 y ocupa junto a Parma la decimosexta plaza, un punto arriba del umbral del descenso.

Carlo Ancelotti tuvo que enfrentar este partido con una verdadera emergencia, sin Kaká y Pato, lesionados, sin el suspendido Gilardino y con Seedorf, aún sentido, en el banco de suplentes. Así se jugó con un 4-4-2 clásico, con Serginho alero izquierdo suportado pro Jankulovski, Cafú y Brocchi por el otro lado y la pareja ofensiva formada por Ronaldo e Inzaghi, ambos al regreso luego de largas ausencias.

No jugó mal, el Milan, especialmente por el costado izquierdo, donde Serginho y Jankulovski martillaron con subidas continuas, pero Ronaldo estaba prácticamente inmóvil y tocó recién el primer balón a los 15 minutos. El Siena, que es equipo sólido y venía de vencer claramente a la Roma el domingo anterior, ante la falta de calidad que sufría el rival decidió plantear el partido con dinámica, fuerza y presión, tratando de aprovechar el contraataque.

Así, por toda la primera etapa el partido fue bastante parejo, con el Milan volcado permanentemente a la ofensiva y el Siena cubriendo con atención y concentración los espacios, sin lograr nunca volverse peligroso en contragolpe.

A comienzos de complemento ingresó Seedorf por Ronaldo, pero el cambio no pareció para nada acertado. Todo lo contrario: el Siena tuvo su mejor cuarto de hora, en el que creó varias ocasiones, incluyendo un gran remate de Frick que fue a dar el en poste a la izquierda de Kalac o un mano a mano de Maccarone, que desaprovechó rematando sobre el cuerpo del arquero.

Ahí Ancelotti jugó la carta Paloschi y el partido, más allá del gol, cambió por completo. El Milan se acomodó mucho mejor en la cancha y dominó sin sobresaltos, tuvo chances en contraataque y quedó con hombre de más cuando Vergassola cortó con la mano derecha el sombrero de Inzaghi, que se iba solo hacia el arco.

En el final, Siena se lanzó con todo hacia adelante y Frick tuvo una chance, pero Kalac, con gran reflejo, atajó sobre su palo izquierdo el cabezazo del delantero. Así, el Milan volvió a vencer y arrimarse a la cuarta plaza, sin sufrir goles por quinto partido consecutivo. Lo más notable es que, en los últimos timepos, los goles los hicieron dos muchachos de 18 años (Pato y Paloschi) y uno de 25 (Gilardino): ¿no era un equipo viejo?

Vía | ESPNDeportes

-EduardroG91